Saltar al contenido

Cómo derrotar al monstruo de las pesadillas de tu hijo para siempre

Cómo derrotar al monstruo de las pesadillas de tu hijo para siempre

La idea de Monsters, Inc. de que el monstruo de nuestros hijos es realmente un oso de peluche azul manchado con cuernos es encantadora. En la vida real, sin embargo, si veo a un oso con cuernos caminar por el armario de mi hijo, no me importa cuán «suave y adorable» sea, lo alejaría con una silla.

Cómo derrotar al monstruo de las pesadillas de tu hijo para siempre

¿No te gustaría que así pudiéramos lidiar con las pesadillas de nuestros hijos? ¿Con una lámpara  sobre la cabeza?

Es una sensación frustrante, tener a tu hijo sollozando en tus brazos y saber que esta batalla no se puede librar con los puños. Que su protección es tan débil como las sábanas sudorosas que tiene cada noche.

Bueno, siempre he odiado sentirme indefenso. En los últimos 15 años de crianza, Cameron y yo hemos desarrollado algunos trucos para ayudar a nuestros hijos a luchar contra el Monstruo de las Pesadillas.

Es hora de que los comparta contigo.

Tu plan para acabar con el monstruo de las pesadillas de tu hijo

Tu plan para acabar con el monstruo de las pesadillas de tu hijo

  1. Vigilancia diurna: Evita las cosas que dan miedo y evita el cansancio excesivo.
  2. Vigilancia a la hora de acostarse: Prepare activamente a tu hijo para que tenga dulces sueños.
  3. Vigilancia reactiva: Desarrolla técnicas para enseñar a tu hijo a defenderse mentalmente.

Ese es el panorama general. Ahora, acerquémonos más y veamos cómo son esas técnicas en realidad.

Las pesadillas suelen ocurrir después de la medianoche. Si tu hijo se despierta gritando antes de la medianoche y no recuerda el episodio de la mañana siguiente, es posible que usted esté lidiando con un Terror Nocturno.

Combatiendo las pesadillas durante el día

Combatiendo las pesadillas durante el día

Hay dos cosas que puedes hacer durante el día para ayudar a prevenir una visita del monstruo de las pesadillas de tu hijo.

  1. No expongas a tu hijo a cosas que lo asusten.
  2. Asegúrate de que tu hijo no está demasiado cansado.

Consejo # 1: Las cosas que dan miedo son realmente aterradoras

Sé que esto es obvio, pero es muy importante controlar y limitar las cosas que tu hijo ve durante el día. Como adultos, podemos ver cosas que dan miedo y luego ignorarlas. Obviamente no hay ningún asesino con pasamontañas en tu sótano.

Una de las maravillas (y maldiciones) de la infancia es la borrosa línea entre lo real y lo irreal. Los límites de su imaginación no son tan rígidos como los nuestros. De hecho, no hay nada falso y real para ellos. Todo es real.

Por ejemplo, su amorcito no es sólo un osito de peluche. Teddy es real, y en el cerebro de tu hijo, se ve así:

¡Por eso es tan traumático cuando Teddy está desaparecido! De la misma manera que Teddy es real, esos temibles dementores de Harry Potter también lo son. Así que es realmente importante que nosotros, como buenos padres, dejemos de lado nuestros propios deseos por un tiempo. Habrá mucho tiempo para ver lo que quieras después de que su pequeña cabeza esté en la almohada.

Consejo # 2: Un niño cansado es más fácil de asustar

¿Alguna vez has notado lo fácil que es sentirse abrumado por algo cuando estás cansado? Uno de los conceptos que utilizo con mis hijas al entrenarlas para monitorear sus emociones es el concepto de HALT. Mi mamá me lo enseñó. ¡Gracias, mamá!

HALT es un dispositivo neumónico para recordarme cuándo frenar y considerar seriamente mis pensamientos. ¿Es cierto lo que estoy pensando? ¿O sólo siento que es verdad?

¿Soy yo o estoy…?

  • Hambriento
  • Enojado
  • Solitario
  • Cansado

Si yo siento una de esas cosas, necesito tener mucho cuidado al tomar decisiones o hacer suposiciones. En esas situaciones, no se puede confiar en que mis emociones me digan la verdad, mi juicio está nublado.

De la misma manera, la ya limitada capacidad de tu hijo para pensar racionalmente acerca de algo se va a reducir aún más cuando él sienta cualquiera de esas cosas (¡especialmente cuando está cansado!). La vida va a ser mucho más aterradora de lo normal.

Los niños de 2 a 4 años de edad todavía necesitan alrededor de 2.5 horas de sueño durante el día para evitar estar demasiado cansados a la hora de acostarse. Si tu hijo no está tomando esa siesta tan importante, ¡déjanos ayudarte a encontrar la manera de arreglarlo! Organiza una reunión de siestas.

Combatiendo las pesadillas a la hora de acostarse

Combatiendo las pesadillas a la hora de acostarse

Los niños prosperan bajo la rutina. Establecer una rutina sencilla a la hora de acostarse puede ayudar a que el cerebro de tu hijo se adapte y se prepare para la hora de dormir, previniendo el sueño intermitente o los despertadores sorpresas.

Después de cepillarse los dientes, ponerse ese adorable pijama de tren y leerle sus libros favoritos a la hora de acostarse, tómate unos minutos para lidiar proactivamente con sus miedos usando unos cuantos aerosoles inteligentes que emocionalmente lo engañaran y realmente dejaran atrás un buen aroma a la hora de dormir.

  1. Monster Masher derrota a cualquier monstruo de pesadilla con el aroma cítrico de la mandarina.
  2. La Pixie Fairy Dust-a engaña a tu hijo con el aroma de la lavanda.
  3. Spray ‘Em Away combate a los monstruos con aceites esenciales de lavanda, miel y girasol.

¡Es increíble cómo unas cuantas rociadas de un aroma calmante pueden darle a un niño la confianza que necesita para dormirse!

Cuando hayas terminado de rociar la habitación, tómate un momento para hablar sobre lo que el espera soñar esa noche. Anímalo con toneladas de imágenes positivas para ayudarlo a calmarse mientras se duerme.

Combatiendo las pesadillas después de dormirse

En algún momento, desafortunadamente, el monstruo le hará una visita a tu hijo. Gritará en voz alta. Se arrastrará llorando a tu cama. Y tu corazón se romperá.

¿Cómo arreglas esto? ¿Cómo puedes mejorar esto?

Aquí hay tres métodos para ayudar a tu hijo sin causar ningún retraumatismo.

El truco del globo

Este es el truco que mis hijos me piden una y otra vez. Funciona así:

  1. Finge que sacas un globo de algún lado. Pregúntale a tu hijo de qué color debe ser. ¿Lunares? ¿Rayas?
  2. Finge que estiras el globo, luego pellizca tus labios y comienza a soplar. ¡No te olvides de comentar lo grande que se está poniendo!
  3. Pídele a tu hijo que se saque esas pesadillas de la cabeza y las ponga dentro del globo. (Piensa en ello como en un hilo de los recuerdos, al estilo de Harry Potter.)
  4. Pídele a tu hijo un hilo para el globo, luego finge que lo atas y deja que «rebote» sobre tu mano. (Algunas veces finjo que el globo se escapó y sale disparado alrededor de la habitación y golpea a nuestro perro al final.)
  5. Ahora, dale a tu hijo el hilo imaginario y deja que «lo suelte».

Yo normalmente termino describiendo cómo el globo sube al cielo (después de nombrar todos los planetas), y al trono de Dios, donde el estilo ninja de Jesús lo hace estallar y esparce ese monstruo travieso en pequeños pedazos. Jesús como un ninja también produce algunas risitas. (Creo que Dios, que tiene un fantástico y gracioso sentido del humor, también se divierte con mi descripción de sus increíbles habilidades ninja.)

Este método funciona siempre.

El Jardín de los Buenos Recuerdos

El Jardín de los Buenos Recuerdos

Otro método para ayudar a tu hijo a combatir al monstruo de sus pesadillas, es ayudarlo a visualizar un jardín.

  1. Pídele a tu hijo que describa el jardín más hermoso del mundo. ¿De qué color son las flores? ¿Hay animales en el jardín? ¿Hadas? ¿Gnomos?
  2. Pídele que encuentre una parte del jardín que se vea un poco solitaria y pídale que cave un pequeño agujero para que después coloque sus pesadillas dentro de este.
  3. Da palmaditas alrededor de las almohadas y la sábana, diciendo que estás buscando algo. «¡Ah, ja! ¡Lo encontré!»
  4. Haz que tu hijo extienda la mano y coloca una «semilla» en esta. Luego pídele que coloque la «semilla» dentro del agujero con las pesadillas dentro, explicando que a veces las cosas bellas pueden crecer desde las mismas cosas que nos asustan.
  5. Luego finge ver un árbol enorme creciendo hasta fuera del techo, exclamando cuán grande es… ¡mira esas hojas! etc. etc. etc.
  6. Pídele a tu hijo que te ayude a describir de qué color son las miles de hojas que tiene.

No he usado este método tan frecuentemente como el truco del globo, pero he descubierto que cuando lo uso, las imágenes efectivas son muy útiles para hacer que él haga caso omiso de las imágenes perturbadoras de las pesadillas y se concentre en los cuadros interesantes y hermosos que estamos pintando en su cabeza en su lugar.

Usando el arte para combatir una pesadilla

Usando el arte para combatir una pesadilla

Expertos recomiendan usar el arte como una forma de ayuda para tu hijo al momento de procesar una pesadilla al día siguiente, si tu hijo todavía parece estar perturbado haz lo siguiente:

  1. Haz que tu hijo dibuje al monstruo de sus pesadillas, y luego ayúdalo a verlo de una manera completamente nueva, pero comentando sobre cómo se ve, como si tuviera una sonrisa tonta en la cara, o que los cuernos te recuerdan las orejas del perro del vecino, etc. En otras palabras, trata de guiar a tu hijo para que vea la cosa que lo asustó de una manera nueva y menos amenazadora.
  2. Si el dibujo no funciona, tómate un tiempo para hacer estos títeres monstruosos y luego haz un juego de roles que muestre lo amigable que es el monstruo en realidad.

Ese monstruo no sabe con quién se está metiendo. ¡Tu eres la mama oso de tu hijo.