Saltar al contenido
Kicktopick – Madres, Padres e Hijos

Cómo afrontar las peores tormentas de rabietas de los niños pequeños

Cómo afrontar las peores tormentas de rabietas de los niños pequeños

Cómo afrontar las peores tormentas de rabietas de los niños pequeños

Las ventanas suenan.

El suelo tiembla ligeramente por debajo de tus pies.

El café tibio en tu taza ondula silenciosamente a medida que la tormenta crece. Te preparas, te agarras fuerte y tiras el café en el microondas. Vas a necesitar refuerzos.

Entonces la tormenta golpea, sólo que en lugar de lluvia fuerte y truenos, has sido atrapada en olas de gritos irracionales y sacudidas de partes del cuerpo.

Es la tempestad que toda madre teme: estás en medio de una rabieta de niños pequeños.

Berrinches de niños pequeños: No se puede evitar la tormenta

Berrinches de niños pequeños No se puede evitar la tormenta

La desafortunada naturaleza de las rabietas de los niños pequeños es la siguiente: son inevitables.

En algún momento (probablemente en el rango de edad de 1 a 3 años), tu hijo entrará en esta fase de derretimiento y ataques de llanto.

¿Por qué?

  • Frustración.
  • Deseo de afirmar la independencia.
  • Estrés.
  • Confusión.
  • Agotamiento.
  • Le diste el plato verde en vez del azul.

Cualquiera que sea la razón, esta es una etapa de desarrollo natural.

No hay una manera correcta de responder a una crisis. Cada niño difiere en los factores desencadenantes, la intensidad y la necesidad general, por lo que lo que funciona para un niño podría no funcionar para otro. Lidiar con las rabietas de tu niño pequeño va a requerir un poco de prueba y error y de SABORES de gracia.

Afortunadamente, estoy aquí para ayudarte a afrontar el temporal, mamá. (Acabamos de aguantar la tormenta tropical a la hora de acostarnos. Yo también estoy en el medio.)

Este pequeño Tornado Tantrum se acerca a ti, te guste o no, así que, ¿qué vas a hacer para prepararte? (En serio. ¡No quieres entrar en un vendaval de pequeños sin tener un plan!)

Cómo lidiar con las rabietas de los niños pequeños: Antes de que llegue la tormenta

Cómo lidiar con las rabietas de los niños pequeños Antes de que llegue la tormenta

Ahora es el momento de ser preventivas, antes de que llegue la tormenta de berrinches de los niños pequeños. Empieza por poner en marcha medidas para ayudar a tu hijo a superar una crisis o, mejor aún, a evitarla por completo.

Comunica las expectativas con tu hijo

Comunica las expectativas con tu hijo

Hable con tu hijo sobre lo que esperas cuando sus emociones suban demasiado. En nuestra casa, usamos frases como: «Las rabietas no significan que podamos herir a otros» o «Las rabietas de los niños pequeños no son lo que quieres».

Además, tómate tu tiempo para pensar en estas preguntas:

  • ¿Hay un lugar al que tu hijo será trasladado hasta que pueda calmarse?
  • ¿Hay consecuencias para las rabietas?
  • ¿Dónde te ubicará físicamente durante una rabieta? ¿Te quedarás a su lado? ¿O esperarás al final de la escalera hasta que se calme?

Habla con tu hijo sobre las respuestas periódicamente. Si te aseguras de que conoces las respuestas a todas estas preguntas, nada lo cogerá desprevenido en el calor del momento.

Conoce los factores desencadenantes de tu hijo

Conoce los factores desencadenantes de tu hijo

Muchas rabietas se pueden atribuir a la somnolencia o al hambre, pero también es importante saber qué otras cosas únicas pueden empujar a tu hijo al límite. (En nuestra casa, un vaso de agua sin un cubo de hielo es suficiente para convertir la cena en un chubasco.)

Estudia a tu hijo por unos días y trata de llegar a la raíz de sus arrebatos emocionales. Entender la personalidad única de tu hijo será de gran ayuda aquí. (¿Es introvertido y necesita espacio? ¿Es propenso a ataques de rabia cuando está demasiado cansado?)

Luego, si es posible, retira los desencadenantes de la rabieta del niño pequeño.

  • Ve a la tienda cuando tu hijo esté bien alimentado y descansado.
  • Saca el tutú naranja de neón del armario si no quieres una gran batalla justo antes de ir a la iglesia.
  • Deja la fiesta de cumpleaños antes de que se sienta abrumada.

Si no es posible eliminar los factores desencadenantes, pon en marcha planes preventivos para asegurar el éxito. ¿Tu hijo tiene dificultades con la transición de una tarea a otra? Enséñale cómo reconocer y manejar esas emociones, y adviértele con anticipación cuando se avecina un cambio.

Enséñale a tu hijo a calmarse por su cuenta

Enséñale a tu hijo a calmarse por su cuenta

En última instancia, queremos que nuestros hijos reconozcan los sentimientos de enojo, tristeza, ansiedad, etc. y sepan cómo tratarlos apropiadamente. He aquí algunas sugerencias para enseñarle a tu hijo a calmarse por sí mismos:

  • Trata de leer libros sobre cómo sentir palabras juntos. ¡En mi corazón: Un Libro de Sentimientos y El Monstruo verdaderamente Frustrado son excelentes para esto!
  • Cuelga carteles de sentimientos en la sala de juegos. Enseñarle a tu hijo a usar sus palabras le dará voz a las emociones que siente durante una rabieta de un niño pequeño.
  • Habla claramente sobre sus sentimientos tan a menudo como sea posible. Es tan fácil como: «Veo que tu cuerpo se ve apretado y tu rostro infeliz. Creo que estás molesto. ¿Quieres hablar de ello antes de que quieras gritar?»
  • Practiquen juntos las respiraciones profundas.
  • Dale un artículo cómodo (un animal de peluche como Humphrey el Elefante funciona bien) que pueda ayudar a tu hijo a calmarse.
  • Considera cambiar tu enfoque de los tiempos muertos permitiendo que tu hijo se aleje de una situación abrumadora ANTES de que sus emociones obtengan lo mejor de él.

Cómo lidiar con las rabietas de los niños pequeños: Durante la tormenta

Cómo lidiar con las rabietas de los niños pequeños Durante la tormenta

Tienes las medidas preventivas para el berrinche de tu hijo pequeño en su lugar. Has hablado informalmente acerca de sus sentimientos y has establecido expectativas con anticipación. Aun así, la tormenta se acerca. ¿Cómo lo soportas una vez que golpea?

Berrinche del niño pequeño Regla #1: Mantente Calmada

Berrinche del niño pequeño Regla #1 Mantente Calmada

Repite después de mí: «Mi hijo no está tratando de destruirme. Mi hijo no está tratando de destruirme.»

Ahora alterna eso con unas cuantas respiraciones profundas y encuentra tu calma interior.  Nada bueno saldrá de perder la calma.

Tu hijo te necesita.

Habla con firmeza, pero con control. Maneja bien tu propio berrinche interior y el comenzará a aprender de ti. Y lo que es más importante, aprenderá a confiar en ti.

* Inhala…y exhala. *

Berrinche del niño pequeño Regla #2: Saber cómo se calma tu hijo

Berrinche del niño pequeño Regla #2 Saber cómo se calma tu hijo

Un abrazo o un toque suave puede calmar a un niño mientras que el mismo gesto puede enviar a otro a través del techo. Ignorar la rabieta de un niño puede ayudarlo a calmarse más rápidamente mientras que el mismo enfoque sólo exasperará a otros.

Saber lo que tu hijo necesita de ti para poder calmarse y esforzarte consistentemente para que cada vez que las emociones sean altas.

Berrinche del niño pequeño Regla #3: No te rindas a las demandas de los niños pequeños

Berrinche del niño pequeño Regla #3 No te rindas a las demandas de los niños pequeños

Todos sabemos esto, pero cuando estás en el medio, es tan fácil querer darle a tu hija lo que ella está pidiendo a gritos.

Piensas, «No es gran cosa. Es sólo una cuchara. Si le doy la cuchara púrpura en vez de la rosa, dejará de gritar».

Pero es un gran problema.

Si te rindes a sus gritos esta vez, él gana. Enseñándole a gritar por lo que quiere cada vez a partir de ahora.

Eso no es bueno para nadie. Hay un tiempo para permitirle a tu hijo la cuchara púrpura, pero no es después de que le dé un ataque enorme.

Lidiando con las rabietas de los niños pequeños: Después de la tormenta

Lidiando con las rabietas de los niños pequeños Después de la tormenta

El sol saldrá de nuevo, mamá. ¡El sol siempre vuelve a salir! Entonces, ¿qué pasa ahora que la rabieta ha terminado?

Refuerzo Positivo

Refuerzo Positivo

Sobre todo, dale muchos abrazos. Rodea con tus brazos a ese pequeño tornado y dile lo mucho que lo amas, lo feliz que estás de que esté calmado de nuevo.

Sonríe y ríe, y no dejes que ese bip en el radar arruine el resto de tu día juntos.

Mantén una conversación de seguimiento

Mantén una conversación de seguimiento

El tiempo de esto se verá diferente dependiendo del niño, pero en algún momento, después de que la emoción de la rabieta ha pasado, tener algunas conversaciones informales sobre lo que pasó:

  1. Señala qué desencadenó la fusión. «Creo que te sentías frustrado porque te pedí que dejaras de jugar para que pudiéramos comer. ¿Es eso cierto?»
  2. Elogia cualquier cosa que haya hecho bien. «Noté que intentabas respirar hondo cuando empezaste a frustrarte. ¡Eso fue increíble!»
  3. Habla sobre las cosas que puede hacer mejor la próxima vez. «La próxima vez, puedes practicar controlando tu cuerpo cuando tengas esa sensación de frustración.»
  4. Practica algunas palabras que podría haber usado en lugar de gritar. «La próxima vez, usa tus palabras para decirme que te sientes frustrado. Di: ‘Me siento frustrado porque no quiero dejar de jugar'».

Básicamente, vuelve a esas expectativas iniciales, y deberías empezar a ver mejoras. ¡Sólo recuerda que debes ser consistente! ¡Como muchas otras cosas, la consistencia en la crianza produce frutos a largo plazo!

Sin embargo, si te preocupa la duración, frecuencia o intensidad de las rabietas de tu niño pequeño, no hay vergüenza en obtener ayuda externa.

«Si te encuentras enojada, resentida con tu hijo, incapaz de ver su potencial o temerosa de otro día con él, es hora de buscar ayuda profesional.» – Mary Sheedy Kurcinka, autora de Criando a tu hijo con espíritu.

Las consecuencias de la tormenta de rabietas de los niños pequeños

Las consecuencias de la tormenta de rabietas de los niños pequeños

Esto es lo que pasa con las tormentas: Pasan.

A pesar de que pueden traer un poco de destrucción, dejan algo aún mejor atrás.

Crecimiento.

La manera en que te acercas a la fase de rabieta del niño pequeño cultivará su crecimiento o lo sofocará.

Puedes enseñarle a tu hijo a manejar apropiadamente sus emociones. Y entonces, lo más probable es que se convierta en algo realmente hermoso.

Ahora, ¿deberíamos respirar profundamente antes de que empieces?

He oído que es bueno practicar. *guiño*

¿Tienes algún consejo para afrontar las tormentas de los niños pequeños? ¡Compártelo con el resto de nosotras, las cazadoras de tormentas!